Edición semanal
Basada en materiales de Majón Meir

Anterior | Posterior | Archivo | Imprimir | Página inicial


Parashat Bahar - Bejukotai     22 de Iyar 5780     1270 


Rav Jagai Londin

Desde el Monte de Sinai
Rav Jagai Londin

En la Parashá Bahar, que se ocupa sobre todo de las reglas de la Shmita (séptimo año de descanso de la tierra) e Iovel (año de jubileo), se recalca que esas reglas fueron entregadas justamente en el Monte de Sinai. Nuestros sabios explican que aprendemos de ello la actitud básica, que todas las mitzvot son la continuación directa del episodio de la entrega de la Torá en el Monte de Sinai. Las mitzvot de Shmita e Iovel son mitzvot que tienen un aspecto de interés – son mitzvot que ayudan al equilibrio económico de la sociedad, como liberación de los esclavos y las tierras, y en general reducción del distanciamiento de los diferentes sectores de la sociedad. Y puede que la persona que cumpla esas mitzvot se convenza de que ese es el papel de la Torá – la preocupación por los problemas personales de él. Por ello recalca la Torá que esas órdenes son una continuación directa del episodio en el Monte de Sinai, en el que aprendimos a decir “haremos y escucharemos” – también si las cosas no se acomodan en este mundo para nuestra conveniencia. La cultura en la que vivimos nos acostumbra a medir todo sólo desde el punto de vista del provecho para la persona particular. Lentamente esa orientación se infiltra incluso en el mundo de la fe: Los grandes ideales se ven obligados a pasar la prueba del “cajero electrónico” interesante – el rezo, el cumplimiento de las mitzvot, la limosna – todos ellos deben hacerse a condición de que ayuden a la persona a alcanzar su dicha, su pareja o su sustento. En la Parashá Bahar aprendemos a observar la realidad según una profundidad de fe, que valora las cosas de acuerdo con la autenticidad de ellas y no el provecho del particular. En estos días, en los que marchamos de los días de recuerdo e independencia hacia la fiesta de la Entrega de la Torá – las cuestiones que deben importarnos son no con qué comodidad debemos vivir nuestras vidas o cuándo la terminaremos, sino que ¿qué hemos hecho en esta vida? Y tenemos esperanza que cuando llegue nuestro momento podremos decir frente a nuestro Creador que vivimos una vida del Monte de Sinai, una vida de “haremos y escucharemos”. 


Rav Shlomó Aviner

Casamiento mixto
Rav Shlomó Aviner

Pregunta: El Rav escribió en su cuenta de Twitter ¿acaso un hombre que está casado con una gentil puede encender una antorcha en el acto de Iom HaAtzmaut? – el Ramba”m escribe que el casarse con una gentil es un tipo de traición muy severo, ya que se adhiere a los gentiles que D’s nos ha diferenciado de ellos (Hiljot Isurei Bia 12:8), y por ello el sentimiento nacionalista puro se revela en contra de ello”. Eso provocó una gran tormenta…
Respuesta: Antes que nada, no me parece que es algo tan estruendoso. ¿Cuántos judíos hay en nuestro país? – 7 millones. ¿Cuántos se estremecieron? ¿Millones? ¿Miles? ¿O algunos cientos? Pregúntales a los millones de nuestro pueblo Israel: ¿Acaso tú deseas que tu hijo se case con una gentil? Te contestarán que no. No es un invento mío, está escrito en la Torá: No tomar de las hijas de los gentiles para tus hijos (Shmot 34:16), y no casarse con ellos (Dvarim 7:3). Y también Nejemia ordenó separarse de las mujeres gentiles, y así hicieron. Y es mencionado en la Gmará. El Ramba”m escribe que es más severo que otras trasgresiones de ese tipo, porque de esa forma se une a otro pueblo (Iljot Isurei Bia 12:8), y también sus hijos que nacerán de esa unión serán gentiles (allí, 7). Todo eso es algo muy simple. Pero lamentablemente, hay que recordar cosas simples que fueron olvidadas.
Pregunta: Pero muchos se emocionaron cuando ese cantante encendió la antorcha, sobre todo cuando habló de los soldados que sacrificaron sus vidas.
Respuesta: No conozco a ese cantante, no sé quién es o qué es. De todas formas, no son los cantantes los que edifican a Am Israel (el Pueblo de Israel). Los que edifican a la nación son los agricultores, los trabajadores, las madres, los padres, los médicos, los soldados, los Ravanim (Rabinos) y todos los que trabajan duro. Quizás dijo palabras emocionantes, pero él no es el que decide quién es judío y quién no lo es. En su momento, Ben Gurión preguntó a distintas personalidades quién es judío, y las respuestas fueron anotadas en un libro entero. En la práctica, la definición que fue adoptada a lo largo de todas las generaciones es: Judío es el que nació de madre judía, o el que se convirtió al judaísmo de acuerdo a la halajá. Pero el que su madre es una gentil, no es judío. En la galut (el exilio), se trata de una terrible lucha por la subsistencia, los casamientos mixtos son una tragedia. Cada día se casan en casamientos mixtos 300 judíos en el mundo, cada año 100 mil, cada diez años un millón, y desde el Holocausto, 6 millones que se casaron en casamientos mixtos y fueron borrados del pueblo. Lo llaman el “Holocausto Silencioso”. Hace 50 años hubo un escándalo en EE. UU. por una comedia llamada Bridget Loves Bernie, de una mujer católica que se casa con un judío. La comunidad judía protestó, y la comedia fue bajada de las pantallas.
Pregunta: ¿Pero, acaso no se puede honrar un judío como ese?
Respuesta: Amamos todo judío, pero no tenemos permitido darle honor y legitimación. El que enciende una antorcha es una personalidad que es un modelo para los demás. Si una persona peca en secreto, es otra cosa. Pero no es así cuando se trata de un pecado que es publicado. El Rav Kuk le escribe a un Rav en Inglaterra: “Muy bien porque usted fue valeroso y celoso de D’s, y alejó todo lo posible los traidores del pacto de D’s y la Torá, que se impurificaron con las hijas de los gentiles del lugar. Y quién será el que no justificará sus buenas acciones. Y lo que pasó con Nejemia lo demuestra, que expulsó al hijo de Ioiada Ben Eliashiv, Sumo Sacerdote, por haberse casado con la hija de Sanbalat, y no se dejó intimidar por una gran persona, y le es computado como una gran obra para siempre. Y la formulación del Ramba”m en el capítulo 12 de Isurei Bia es que como si se hubiese casado con un ídolo de idolatría, y hay en eso una gravedad que no hay en todas las relaciones prohibidas. Por ello, muy bien, y esperamos que con la ayuda de D’s muchos enteros fortalecerán sus manos para purificar el viñedo de la Casa de Israel, y alumbrar el resplandor de la kdushá (santidad) del judaísmo en los pasillos oscuros, y D’s nos será una luz, y devolverá el corazón de los distanciados a su origen, para su bien, para todos los días” (Iguerot HaReaya Guimel 919).
Y otra vez ocurrió que Itamar Ben Avi criticó lo que está escrito en la Torá “un amoní o un moabí no podrá entrar en la congregación del Eterno” (Dvarim 23:4), la prohibición de casarse con un gentil. El Rav Kuk publicó un cartel con el título “Protesta Pública”: “Con todo lo que estamos acostumbrados a escuchar de todos lados las ofensas de los insultadores y vituperadores, con todo, también el descaro y la villanía tienen un límite”. “Y yo declamo mi protesta pública contra esa boca que habla villanías, y le digo: ¡Basta! ¡Cierra la boca!” (Cruzei HaReaya 112).

Pregunta: ¿Qué hará un judío que encontró una gentil, y sucedió lo que se llama hoy en día: Se enamoró?
Respuesta: Puede que se haya enamorado de ella, pero debe vencer su mal instinto. La persona tiene libre albedrío. No alcanza con enamorarse. Incluso el filósofo Platón, que no somos de sus discípulos, escribió un diálogo platónico llamado “El Banquete”, donde aclara las distintas definiciones del amor auténtico. Por ello, si bien es cierto que siente amor, pero la persona no puede hacer todo lo que ama. Así se le educa a un niño pequeño. Hay también aspiraciones elevadas, moral, espiritualidad, nacionalismo.
Pregunta: En las cortes de justicia de nuestro país hay quienes definen lo que el Rav dice en cuanto a la diferencia entre el Pueblo de Israel y los demás pueblos como una expresión de racismo, discriminación…
Respuesta: No es lo que yo digo, sino lo que dice D’s, “bendito eres… que diferencia entre kodesh (santo) y laico, entre Israel y los pueblos…” (Bendición de la Habdala), así decimos a la salida del Shabat. Depende a qué llamamos racismo: Si racismo es apropiarse de los otros, despreciar a los otros, someter a los otros – entonces, no somos racistas. Pero si racismo es querer cuidar de Am Israel, tenemos una obligación de cuidar nuestro pueblo que no desaparezca del globo terráqueo. Si no hubiésemos hecho así durante todas las generaciones, Am Israel ya no existiría, D’s no lo permita, ni tampoco esas cortes de justicia. Por mérito de ello hoy en día existen esas cortes de justicia.
Pregunta: Gracias.
Respuesta: Que seamos todos merecedores de añadir pureza, kdushá, buenas virtudes, rectitud, cosas simples de nuestro pueblo, y continuaremos edificando nuestra tierra y edificándonos en ella, según las maravillas de D’s para con Su pueblo y Su tierra. 


Meorot HaShabat

El cometido de esta sección es familiarizar a los lectores con las pautas básicas del Shabat. Cada uno debe aconsejarse con la autoridad rabínica en su comunidad en cuanto a los detalles de las numerosas y a veces complejas halajot del Shabat, y no limitarse a lo escrito en esta sección.
Melaben
Escurrido de una prenda

Escurrido de una prenda, tela o tejido, también es considerado como lavado, y está prohibido en Shabat según la Torá escrita. Por lo tanto, una prenda, tela o tejido que están impregnados de agua, está prohibido escurrirlos para quitarles el agua[1].
La razón es que el escurrido ayuda al lavado de la prenda, y es parte de las acciones necesarias para lavar. Y en forma similar a lo que encontramos en la Melaja de Bishul (cocinado), que toda acción que es provechosa para el cocinado [como revolver el alimento, y de esa forma acelerar su cocción], es también incluido en la prohibición de Bishul, y está prohibido según la Torá escrita. Así también toda acción que es provechosa para el lavado de una prenda es incluida en la prohibición de lavado, según la Torá escrita[2].

Sacudido de una prenda
También dicen en la Gmará que “el que sacude su Talit en Shabat se hace acreedor de Jatat [3]. Es decir, si hay una prenda sobre la que hay rocío, está prohibido sacudirla para quitar el rocío de ella, y el que lo hace en Shabat comete una trasgresión de la Torá escrita[4]. Esa prohibición es solamente si él se cuida que esa prenda no se quede con rocío sobre ella, más adelante serán aclarados los detalles.
La razón por la cual el sacudido y quitado del rocío está prohibido, es porque de esa forma la prenda se hace más bella, y por lo tanto el sacudido le es bueno a la prenda como el lavado[5].
Y por supuesto que sacudir una prenda impregnada con agua o sobre la que cayó la lluvia está prohibido, porque de momento que la prenda está impregnada con mucha agua, sacudiéndola se la escurre, y está prohibido por ser Sojet[6].
Hay quienes dicen que lo que dice la Gmará que el que sacude su Talit en Shabat se hace acreedor de Jatat es también cuando lo sacude para quitar el polvo o la tierra que estaban sobre él[7]. Los detalles de eso serán aclarados más adelante.


[1](Ramba”m, Hiljot Shabat 9:11. Mishná Brurá 302 inciso 39. Kaf HaJaim 320 inciso 106). El escurrido del cuero o el pelo no está prohibido según la Torá escrita. Pero nuestros sabios lo prohibieron (Ramba”m, allí. Mishná Brurá 320 inciso 55. Biur Halajá 320 inciso 9, comienza Asur).
[2](Ramba”m, allí).
[3](Shabat 147A).
[4](320 inciso 1).
[5](Allí, Shuljan Aruj y Mishná Brurá inciso 2. Biur Halajá, comienza vehu shemakpid).
[6](Allí, Ram”a. Mishná Brurá inciso 3).
[7](Allí, Ram”a). Esa es la opinión de Rashi y los que piensan como él, que la intención de la Gmará es que sacude su prenda para quitar el polvo o tierra, y está prohibido por ser Melaben (allí, Mishná Brurá inciso 5. Kaf HaJaim inciso 7).