Edición semanal
Basada en materiales de Majón Meir

Anterior | Posterior | Archivo | Imprimir | Página inicial


Parashat Tazria - Metzora     1 de Iyar 5780     Rosh Jodesh     1267 


Rav Ioram Eliahu

Desde lejos el Eterno se me apareció
Rav Ioram Eliahu

“Antes que nada, es necesario que poseamos en nuestro ser alegría en cuanto a la fundación del Estado de Israel”, así dijo nuestro Rav, el Rav Tzvi Iehudá Kuk zt”l cuando le cuestionaron que no todo se rige en el país según la Torá. Y agregó que “hay un principio básico genérico; el estado, todo él, es kodesh (santo), y no tiene ningún defecto. Es la plasmación del principio celestial elevado del regreso de la Shjina (la manifestación de la Presencia Divina)… problemas y complicaciones no pueden dañar eso en absoluto, la validez de la kdushá (santidad) del país” (Sijot HaRav Tzvi Iehudá, Moadim Bet, pág. 139).
La capacidad de mirar desde un punto de vista genérico, profundo, es aprendido también de un versículo de nuestra Parashá. Cuando la persona ve una llaga de lepra sobre las paredes de su casa, se dirige al Cohen (sacerdote) y dice “algo como lepra se me ha aparecido en la casa” (Vaikra 14:35). Mientras que el profeta Irmya dice “desde lejos el Eterno se me apareció” (Irmya 31:2). Escribe el Rav Zevin en su libro “LeTorá ULeMoadim” (pág. 148) que de la misma forma que fenómenos históricos no pueden ser evaluados en forma clara cuando la persona se encuentra en el ojo de la tormenta de la vida actual, y sólo cuando se encuentra a distancia del tiempo de ese episodio podrá elevarse y comprender para qué fue necesario, “así también la persona no puede comprender los procesos de la elevada Providencia Divina en el mundo, sólo a distancia del tiempo”. En el momento en que ocurre, la persona ve dificultades, injusticia, un tzadik que le va mal. Al respecto fue dicho “algo como lepra se me ha aparecido en la casa”. Pero a la distancia, “el Eterno se me apareció”. Cuando llegue a algún momento más tarde y mire retrospectivamente a lo que le ocurrió, verá y comprenderá que todo fue para bien, reconocerá que la Mano de D’s hizo todo eso para la meta final, en forma exacta y correcta. Y al respecto dice el versículo “llevaré mi conocimiento a lo lejos” (Iyov 36:3), cuando miro de lejos y no ahora, entonces “a mi Hacedor Le atribuiré la justicia” (Iyov 36:3), comprenderé que todo fue hecho con rectitud y justicia.
Y a ese punto de vista nos eleva el Rav Tzvi Iehudá, nos invita a ver dentro de las complicaciones y dificultades del país la Mano de D’s. Como acostumbraba a explicar, “yo tengo fe plena en la llegada del Meshiaj (Redentor), y a pesar de que se demora, con todo eso lo esperaré todos los días”. Y alargaba con una entonación especial las palabras “con todo eso”, para enseñarnos que “con todas las complicaciones y adversidades, con toda la profanación del Nombre de D’s que hay… con todo eso, lo esperaré – en base a la fe en la obra de D’s que se revela ahora en la realidad”. Y agregaba el Rav Tzvi Iehudá y explicaba lo que dijeron nuestros sabios que “es mayor la Santificación del Nombre de D’s que la profanación del Nombre de D’s”: A primera vista, es obvio. Pero es que “cuando hay una santificación del Nombre de D’s que se revela dentro de una profanación del Nombre de D’s, entonces la santificación es mayor. Cuando el resplandor se revela dentro de la oscuridad, se revela una gran luz, se revela que un nuevo resplandor alumbrará sobre Tzion, y seremos merecedores pronto de su luz”. Iom HaAtzmaut Samej (feliz Día de la Independencia). 


Rav Shlomó Aviner

El enemigo nuevo
Rav Shlomó Aviner

El plástico no tiene vida, pero en silencio ha conquistado los mares del mundo, y sobre todo el Océano Pacífico. Ya es un hecho. Nos hemos dormido en la guardia. Él ya lo conquistó.
En efecto, el plástico es algo muy barato. Un quinto del petróleo mundial es utilizado en la preparación del plástico. Por ello, se multiplica con una rapidez enorme en los platos y cubiertos descartables.
Pero no se equivoquen, ellos no son descartables en absoluto, son casi eternos. Le lleva 400 años en descomponerse. Gran parte es absorbido en la naturaleza, y sobre todo en las aguas. El que se zambulle en las aguas, nada entre nubes de plástico, con una apariencia apocalíptica.
Es más, hace unos 20 años encontraron en el Océano Pacífico un octavo continente, un continente de desperdicios de plásticos, 70 veces más grande que el estado de Israel – y hay otros cuatro como ese. En la época de las lluvias esas islas se desarman, y vuelven a juntarse cada año, por los vientos y las corrientes submarinas.
Cada año millones de toneladas de plástico son tiradas al mar, y la cantidad va aumentando, de forma que la polución de plástico va creciendo. Las estimaciones son que dentro de 30 años habrá en el océano más plástico que pescados.
Pero hay algo peor: Micro plástico, es decir, trozos pequeños de algunos milímetros que no pueden ser vistos, y ellos llenan el océano. Un 20% de los pescados los comen, o comen otras criaturas marinas que los comen, y al final nosotros comemos esos pescados y nos llenamos de plástico. Y puede que haya también micro plástico en el agua o la sal. De forma que en promedio, una persona come 5 gramos de plástico por día.
Por ello, no hablamos de ecología como principio básico elevado, ecología profunda, que a veces es cruel con las personas mismas. Estamos hablando de algo sencillo y provechoso para el hombre.
Entonces, ¿cuál es la solución?
1. Limpiado del océano: Hay iniciativas en todo el mundo, pero por supuesto, llevará tiempo.
2. Prohibición de fabricación de utensilios descartables de plástico o espuma plástica, que no son biodegradables: Utensilios, platos, vasos, pajitas, botellas. Ya hay leyes como esas en varios países, pero no en el nuestro.
3. No tirar esos utensilios en la naturaleza, en baldíos, bosques, ríos, mares, playas y similares, sino que en tachos de basura.
4. No sólo en tachos de basura generales, sino que tachos de basura especiales para cada tipo, para que puedan ser reciclados.
5. Disminuir todo lo posible el consumo de esos utensilios de plástico. Es cierto que es muy fácil, porque no es necesario lavarlos, pero nos esforzaremos todo lo posible. No es tan difícil lavar un vaso de vidrio. ¡En Israel cada año se utilizan 3 millares de vasos de plástico!
Y también utilizar utensilios descartables biodegradables, como de cartón, bambú, hojas de maíz y similares. Es cierto que son más caros, pero nos esforzaremos. Tampoco utilizaremos bolsitas de plástico descartables, sino que de tela o similar. Lamentablemente también nuestro mar, el Mediterráneo, está contaminado. Es un 1% de las aguas del mundo, pero contiene un 7% de los residuos marinos.
Por supuesto, hay países mucho más contaminados que el nuestro. Pero no nos consuela. Por ejemplo, en las Filipinas en medio de la ciudad Manilla surca un rio de plástico contaminado y venenoso, fuente de enfermedades.
Y para finalizar, quizás una buena noticia: Hay una larva llamada Galleria Mellonella de la polilla de la cera, que es capaz de comer cera y también plástico. Tiene enzimas que le permiten descomponerlo. Sólo queda enseñarle a nadar… 


Meorot HaShabat

El cometido de esta sección es familiarizar a los lectores con las pautas básicas del Shabat. Cada uno debe aconsejarse con la autoridad rabínica en su comunidad en cuanto a los detalles de las numerosas y a veces complejas halajot del Shabat, y no limitarse a lo escrito en esta sección.
Dash
Ordeñado en Shabat

El ordeñado de un animal en Shabat está prohibido según la Torá escrita, por ser considerado Mefarek[1].
La acción de Mefarek es un derivado de Dash. La Melaja de Dash es extraer los granos del trigo de donde estaban acumulados, y todo el que “desarma” en Shabat algún comestible o líquido de donde se encontraba acumulado es derivado de esa Melaja que está prohibida según la Torá escrita
[2] [como fue aclarado anteriormente].
El ordeñado de un animal también está incluido en la prohibición de Mefarek, porque con esa acción extrae la leche de donde se encontraba acumulada – el cuerpo del animal
[3].
Ordeñado por un gentil
Nuestros sabios permitieron decirle a un gentil en Shabat que ordeñe a un animal[4].
A pesar de que toda Melaja que está prohibida según la Torá escrita y un judío no puede hacerla en Shabat, nuestros sabios decretaron que esté prohibido hacerla también a través de un gentil, es decir, que esté prohibido decirle a un gentil que la haga para él, de todas formas tratándose del ordeñado nuestros sabios lo permitieron.
La razón es que de otra forma el animal sufrirá por ello. Porque el exceso de leche en el cuerpo del animal lo hace sufrir, y también si no se ordeña se pone en peligro al animal[5], y si hay sufrimiento de un animal – que es una prohibición de la Torá escrita – nuestros sabios no decretaron que esté prohibido decirle a un gentil hacerlo[6] [y en cuanto a la leche si está permitido beberla en Shabat, será aclarado más adelante].

Ordeñado a desperdicio
Si no se puede ordeñar a través de un gentil, se puede ser menos estricto y ordeñar a través de un judío, si la leche es tirada. Y de todas formas, hay que esforzarse porque el ordeñado sea hecho por un gentil[7].


[1](Shabat 95A, Ramba”m Hiljot Shabat 8:10).
[2](Shuljan Aruj HaRav 305 inciso 28).
[3](Rashi, Shabat allí, comienza mefarek).
[4](305 inciso 20).
Y así dice el Shuljan Aruj allí: “Esta permitido decirle a un gentil que ordeñe su animal en Shabat, por sufrimiento del animal, porque la leche lo hace sufrir. Y la leche está prohibida en ese Shabat. Y hay quienes opinan que se debe comprar la leche del gentil a bajo precio, para que no parezca que ordeña para el judío”.
Y en Shuljan Aruj HaRav (allí, inciso 29) lo explicó así: “Y comprará la leche del gentil a bajo precio para que no parezca que ordeña para el judío sino que para sí mismo, porque sólo permitieron decirle al gentil por el sufrimiento del animal, pero no que el gentil haga la Melaja para el judío sino que para sí mismo. Porque cuando hace para el judío es como su enviado, y es como si el judío mismo lo hiciese, ya que es su emisario. Y a pesar de que no decimos así sólo cuando un judío es emisario de otro judío, de todas formas nuestros sabios lo hicieron más severo en cuanto a Shabat e Iom Tov y similares, que incluso un gentil que se hace emisario de un judío es como si el judío mismo lo hiciese, pero cuando el gentil lo hace para sí mismo no fueron más estrictos, sólo que no le diga hacerlo”.
Y Mishná Brurá (inciso 73) escribió que se acostumbra como la primera opinión, y no se compra del gentil a bajo precio, porque por el sufrimiento del animal permitieron decirle al gentil que lo ordeñe. Ya sea un gentil que por casualidad se encuentra allí, ya sea un gentil que lo conoce de todo el año, y no se debe amonestarlos. Y de todas formas, es bueno que el gentil ordeñe directamente sobre algún alimento, porque de esa forma es Shvut de Shvut. Y así también escribió Kaf HaJaim (allí, inciso 68. Y véase también inciso 90).

[5](Allí).
[6](Shuljan Aruj HaRav allí, inciso 29).
[7](Jazon Ish 57 inciso 4). Porque tratándose de sufrimiento de un animal y daño del animal, hay que fiarse de las opiniones de los poskim que si la leche se pierde no es considerado Mefarek en absoluto, y no es Melaja.
Y a continuación escribió Jazon Ish: “Y de todas formas cada persona debe esforzarse por ordeñar a través de un gentil, que es la forma más correcta según la Torá. Y finalmente permanecerá. Y así acostumbran en todo lugar que aprecian el Shabat”.
Y véase más en Iguerot Jazon Ish Bet, en las cartas del Gaón Rav Jaim Ozer Grodzenski zt”l, carta 13.
Si la leche fue ordeñada en forma prohibida por personas que no cuidan del Shabat para venderla, puede que la leche esté prohibida para siempre, según lo que escribió el Ktav Sofer (Orej Jaim inciso 50) que el dueño de un hostal que cocina siempre para otros y ese es su oficio, si cocina en Shabat la comida está prohibida para siempre, para todos los que comen en su hostal y no sólo para sí mismo, y los poskim hablaron mucho al respecto.